miércoles, 18 de agosto de 2010

Tipos de portabebés, Parte I: Cargadores al hombro

Éste es el primer post de cuatro sobre los distintos tipos de portabebés de tipo tradicional que son recomendables para el babywearing, por ser cómodos, ergonómicos y prácticos tanto para ti como para tu bebé. Quiero dar las gracias a mis amigas de http://www.thebabywearer.com/ y el grupo de babywearing de http://www.babycenter.com/ por prestarme sus bonitas fotos.

En mayor o menor medida, todos son variaciones de unas pocas formas básicas y las he agrupado en cuatro categorías principales conforme al estilo general y dificultad o particularidades de uso: cargadores sencillos al hombro, fulares, cargadores de tela estilo oriental (mei tais entre ellos), y portabebés estructurados o mochilas ergonómicas.

Todos ellos ofrecen distintas ventajas y desventajas, dependiendo del uso al que se les destine y del estilo de vida individual; sin embargo, todos ellos son muy versátiles y están diseñados para uso a largo plazo (para el bebé desde recién nacido hasta que camina, e incluso para niños de dos o tres años en algunos casos).

Cargadores sencillos para un hombro

Con estos portabebés puedes llevar a tu bebé cargando el peso en un hombro. Tienen la ventaja de distribuir el peso en forma uniforme sobre el hombro y espalda, requieren muy poco o ningún ajuste, y son muy quita y pon, es decir, puedes sacar y meter al bebé repetidas veces sin tener que desamarrar, desenvolver o desabrochar todo una y otra vez. Resultan muy útiles para llevar y amamantar a recién nacidos, y para bebés mayores que desean que los subas y los bajes continuamente. Permite varias posiciones: cuna, corazón con corazón, a la cadera, y a la espalda sentado o recostado.



No resultan muy recomendable para portar por períodos prolongados a bebés mayores, puesto que al ir todo el peso sobre un solo hombro, se vuelve cansado después de un rato. Entre ellos se encuentran:

El rebozo

El rebozo es la aportación de nuestro país al arte del babywearing, y por lo general es el que nos encontramos más a la mano; en cuanto somos mamás no falta quien nos regale uno, o bien siempre hay una mamá, una tía o una abuela que tiene un arcón lleno. Yo tengo como seis y no he comprado ni uno de ellos. Se trata un tramo de tela tejido con longitud entre 1.50 m y 3 m; el tejido, el diseño y la composición de la tela (así como su longitud) varían dependiendo de la región.

[Paréntesis: ¡No tengo fotos bonitas con rebozo! Tengo que escanear una foto con mi mamá llevándome a la espalda en un rebozo de 40 días, mismo que ha dormido a cinco generaciones de niños y tiene casi 100 años; ahora lo uso con mi hijo. Si tienes una foto bonita con tu rebozo y te gustaría participar en este blog, por favor envíala a mailto:cargarte@gmail.com y la incluiré en este espacio. ¡Construyamos un medio visual con padres y bebés reales!]
Si bien se trata estrictamente de un fular corto, lo incluyo en esta categoría porque el rebozo se anuda simplemente para formar una 'hamaca' que sostiene al bebé, lo cual es la forma básica de todos los cargadores en esta categoría. El rebozo se anuda sobre los hombros, o en bandolera sobre un hombro,para recostar o sentar al niño en el bolsillo que se forma. Así se puede llevar al niño contra al pecho (corazón con corazón, en cuna, e incluso sentado mirando hacia afuera), a la cadera, o a la espalda. También pueden asegurarse los extremos con ayuda de anillos, de lo cual evoluciona la creación siguiente, el cargador o bandolera de anillos.

El cargador de anillos


En breve, se trata del mismo rebozo, pero se da forma a la parte del hombro para acabar en un juego de anillos donde se trenza el extremo opuesto para unirlos y formar la bandolera. Las argollas proporcionan un ajuste conveniente y seguro de los bordes superior e inferior por separado, con lo cual es más sencillo apretar por separado cabeza y asiento y acunar mejor al bebé. Los hay en infinidad de telas y estampados y colores, para adaptarse a todos los gustos.


El pouch


Este es un tramo de tela con forma y cosido en forma de anillo, con una costura curva, y por lo general con algún acolchado en los bordes para que se siente el bebé. Proporciona un rango de ajustabilidad mínimo, por lo que estos portabebés se venden por tallas. Tiene la ventaja de ser muy sencillo de utilizar y no es objeto de tanto desgaste como un cargador de anillos.

(Por cierto, que estos últimos somos San y yo.... las gafas son porque es un rockstar).

3 comentarios:

  1. Hola!!

    Me interesa mucho aprender a usar un cargador, ya que mi hermana y yo estamos emzarazadas, y ambas queremos ser mamàs canguro :)

    Me gustò mucho la manera en que explicas, todo se lee muy sencillo... Hay que ver como nos va en la pràctica!

    Para empezar, que cargador nos recomiendas para bebès recien nacidos??

    Gracias!!

    Jess

    ResponderEliminar
  2. Upss! quise decir embarazadas.. jejeje

    Y nuestros bebès se llevaràn 5 meses.. asi que iremos aprendiendo juntas. Que emociòn!!

    Jess

    ResponderEliminar
  3. Hola, gracias por tus comentarios.
    En respuesta a tu pregunta, como lo ideal para los recién nacidos es la suavidad y facilidad de uso, en mi opinión dos muy buenas opciones de portabebé son el fular elástico y/o el cargador de anillos (o el rebozo solo).
    Esta semana publicaré la segunda parte de este post con la descripción de los fulares, para ser más clara. Entretanto, te mando un saludo a ti y a tu hermana, y felicidades!

    ResponderEliminar